domingo, 13 de diciembre de 2009

(Mis) razones para usar la bici

Enlazando con el post anterior, tenía ganas de hablar de porqué yo voy en bici. Estoy segura que algunas de las razones serán compartidas, mientras que otras son estrictamente personales.

Empecé a utilizar la bicicleta en Barcelona hace unos nueve años (las salidas los domingos por la mañana con toda la familia de pequeña no las cuento). Recuerdo que estaba de exámenes, agobiada, y tenía ganas de hacer algo para despejarme. Pedí que me trajeran mi bici a Barcelona... y ya nunca volvió a irse. La primera razón fue esa, relajarme, despejarme, moverme un poco (1). No tardé en utilizarla a diario para ir a la universidad. Y empecé a disfrutarla, a usarla por placer (2). Además, y en épocas de estudiante eso no deja de tener su importancia (y después de ser estudiante también), ir en bici es barato (3). En esa época recuerdo que me daba mucha rabia que me dijeran si iba in bici porque era ecologista. ¡No! Iba en bici porque me gustaba. Con el tiempo también me di cuenta de que me estaba sirviendo para mantener un ejercicio físico (4) diario, a mi nivel, y constante. Finalmente, la he ido descubriendo también como un medio de transporte rápido (5) y cómodo y flexible (6), siempre disponible.
El segundo conjunto de razones se han ido fraguando poco, y tienen más que ver, esta vez sí, con el ecologismo, pero también con otros asuntos. Ahora sí que puedo decir que una de las razones para ir en bici es contaminar menos y gastar menos recursos (7). Pero además de eso, también creo en la bicicleta, bien empleada, como una manera de contribuir a la pacificación del tráfico en las ciudades (8), contribuyendo tanto a la descongestión del tráfico como a la del transporte público. A nivel social, también creo que la bicicleta puede contribuir a cambiar las relaciones entre las personas, incentivando un mayor contacto entre la gente (9).

A mi me han salido nueve razones. Podría haber otras. Ir en bici es una decisión personal, se empieza por unas razones y, normalmente, se van descubriendo otras a medida que pasa el tiempo. También hay muchas razones para no ir en bici, y algunas de peso, pero... ¡yo no lo cambio!. No pretendo convencer a nadie, nunca lo he intentado, pero sí me gusta invitar a probarlo.

No hay comentarios: