miércoles, 23 de diciembre de 2009

Torpedales

Con esta entrada inauguramos un nuevo tipo de posts para nuestro blog, los de nuestros colaboradores. Serán ciclistas, peatones o conductores; hablarán sobre Barcelona o sobre cualquier otro lugar; contarán anécdotas o aportarán reflexiones... En cualquier caso, serán personas con ganas de decir algo sobre la bicicleta.


Me salió llamarle tontopedal. Iba en su bicicleta a la derecha de mi coche, y al acercarnos a un paso cebra aceleró y se cruzó delante de mí, obligándome a pegar un frenazo. Cuando esbocé un gesto de queja me gritó que aquello era un paso cebra.

Un paso de cebra es un tipo de paso de peatones usado en muchos lugares del mundo. (Wikipedia).

Después asocié este comportamiento a otros menos atontados  y dí en llamar a quienes los hacen  torpedales, apelativo que no merece desde luego el ciclista referido.



Los torpedales son comunes en el “bicing”. Torpedal es quien aparca la bici por el lado opuesto al correcto. Torpedal es quien la deja inclinada ocupando 3 espacios como si no le diera el aliento para dejarla en batería. Torpedal es el que no se da cuenta, o no quiere darse cuenta, de que lleva la rueda pinchada y rueda su media hora dejándose media rueda.

Y son torpedales también quienes encadenan sólo una rueda, quienes atan el candado al árbol sin pasarlo por la bicicleta o quienes unen, dos por una, su bicicleta y la del vecino.

Torpedal, es quien deja dos cadenas, una en el árbol de su casa y otra en el árbol frente al curro para aliviar su carga al pedalear.

Y quienes injustamente castigados con el robo o la rotura de una parte de su bicicleta dejan la cadena y el resto de chatarra que se oxide, con suerte suministro cutre de algún recambio, en espera indefinida de cizalla municipal imitando a ciertos dueños de perros.

Torpedales daltónicos ignoran los semáforos. Y torpedal bipolar es quien se siente a ratos peatón y a ratos vehículo, según vengan los semáforos.

Y torpedales autistas, los más con auriculares, totalmente a su bola, con preferencia supuesta, en acera o calzada, a menudo en contradirección.

Las motos se toman el privilegio de pasar entre carriles, y para ellas el código de la circulación es distinto. Los coches en un semáforo pueden salir al ponerse verde. Las motos al ponerse rojo el de peatones. Para los torpedales no hay código.

No todos los ciclistas son torpedales, pero por su abundancia no pasan desapercibidos.

                        Fdo.: un torpeatón, lo reconozco.

2 comentarios:

alvaro dijo...

y todavia te falta un torpedal, el que va en contra direccion por la carretera porque en ese momento no pasan coches,y bueno...los he visto incluso pasando coches y no immutarse y seguir...

Mane dijo...

De acuerdo con eso Álvaro, en carretera y en la mayoría de calles...
Pero ojo: En Barcelona hay calles r residenciales. Son las señaladas con un cartel como este, y aquellas en que la acera y la calzada están a la misma altura). Tienen las siguientes características:
- son zonas de "prioridad invertida"
- el peatón tiene prioridad sobre el coche
- el límite de velocidad es 20 km/h
- las bicicletas pueden ir en conrtradirección

¡Poca gente sabe esto, con la utilidad que tiene en zonas como Gracia!