miércoles, 10 de febrero de 2010

¿¿Ring Ring?? Porqué no deberíamos tocar el timbre a los peatones

Tengo un par de posts que me rondan en la cabeza en los últimos días, pero los dos requieren bastante trabajo previo a la publicación. Prometo que lo haré, aunque no prometo cuando. De momento, como no quería dejar el blog colgado demasiados días, os comento algo más breve.


Esta mañana, como tantos otros días, recorría la Diagonal en bicicleta. El carril bici, hay que reconocerlo, es un auténtico desastre: paradas de bus, quioscos, etc. Y peatones. Sobre todo peatones: cruzando el carril bici, circulando en paralelo, parados en él. Es molesto como ciclista, no hay duda... pero no debemos olvidar unas cuantas cosas:

1 - La acera es de los peatones, por concepto

2 - Los peatones tienen prioridad en la acera, haya o no carril bici. Dejo hablar a la ordenanza de circulación de Barcelona:
"Els vianants circularan per les voreres, preferentment per la seva dreta i tindran preferència sobre qualsevol giny mecànic que ocupi la vorera transitòriament o amb voluntat de permanència"
"Quan el carril bici estigui situat en vorera, els vianants el podran creuar, però no hi podran romandre ni caminar-hi. Els ciclistes respectaran sempre la preferència de pas dels vianants que el travessin i no podran superar la velocitat de 20 Km/h."
3 - Los peatones no tienen la culpa de que el carril bici esté mal diseñado

4 - El timbre sirve para avisar de un peligro, no para pedir paso

5 - Tocar el timbre no da prioridad

Así que por favor, dejad de lado el ¡¡Ring ring!!, más vale que solo lo usemos en casos extremos.

4 comentarios:

Chete dijo...

De acuerdo en todo salvo un pequeño detalle. Pongamos que pedaleamos pacíficamente por la Diagonal. Es un día soleado, la gente sale a pasear pero la acera no está saturada. Pero entre otros también sale a pasear la vieja con el perro, que va por el carril bici para que el perrito pueda, ejem... abonar el césped. Por tanto, nos vemos obligados a atropellar a la vieja o bien a rodearla. Pero en este caso, como ya hemos dicho que hay gente, tampoco podemos dejar mucho espacio... y un toquecito de timbre puede hacer que todos alrededor vean que estás por ahí y te faciliten un poquito la maniobra y de paso no se pongan de repente delante de ti.
Pero eso sí, en la mayoría de timbres se puede tocar con energía o también más suavito, como pidiendo permiso, y dado que invadimos territorio ajeno nunca está de más ir con un poco de respeto.
Ah, me olvidaba: considero más apropiada la opción de NO atropellar a la vieja. Lo contrario da mala fama al colectivo...

David dijo...

Debemos utilizar el timbre!!!!. Una de las ventajas de la bicicleta es precisamente que no hace ruido, y el timbre es la única manera de mostrarnos a los peatones que tenemos de espaldas a nosotros. Estoy de acuerdo en que no sirve para pedir paso pero si para hacernos ver y evitar acccidentes.
un saludo

Mane dijo...

Es verdad que el timbre es una herramienta útil e imprescindible... eso no lo discuto. En lo que discrepo es en el uso que mucha gente le da, "exigiendo" en paso a los peatones.

Quique dijo...

El caso de la diagonal está claro!
Diagonal por el lateral! (igual que Gran Vía)

A parte del opotunismo:
El Timbre, como bien ha dicho Mane, es un instrumento de alarma, no sirve para competir a ver quién es más fuerte. Ya lo sabemos, el ciclista es más fuerte que el peatón. Por ello tenemos que priorizar su posición frente a la nuestra (considerando que estamos sobre la bici) y no increparlo a timbrazos.
Además hay un efecto perverso del abuso del timbre (un abuso clarísimo en algunos usuarios del bicing y algunos turistas que circulan timbrando continuamente como si fuera necesario para que la bici se mueva). Si todo el día suenan timbres la gente simplemente los deja de oir, y cuando tengas que llamar la atención a alguien porque hay riesgo de accidente no se enterará.