lunes, 10 de enero de 2011

Bicicletas en Salamanca (1)

El próximo 10 de enero entra en funcionamiento en Salamanca SalEnBici, un servicio público de préstamo de bicis semejante al Bicing de Barcelona.

Con esta excusa vamos a revisar la situación general de las bicicletas en Salamanca y compararla con Barcelona, para que nos demos cuenta de lo que tenemos.



Salamanca tiene unos 159.000 habitantes (casi 200.000 durante el curso), un relieve razonablemente llano aunque con algunos valles con laderas empinadas, una red de autobuses mediana (13 líneas, servicios de 7:15 a 23:45 con frecuencias de entre 10 y 30 minutos dependiendo del día y la hora) y una extensión bastante abarcable (se puede cruzar de punta a punta andando normal en una hora y media, aproximadamente).


En resumen, tiene el tamaño perfecto para desplazarse en bicicleta, a pie o en transporte público, empleando el coche solo esporádicamente cuando vas a hacer transportar un mueble o a hacer la compra del mes. Desgraciadamente, la mitad de los salmantinos usa el coche también cuando llueve, o cuando tiene que moverse más de diez minutos a pie, o cuando hace sol, o cuando tiene que ir a comprar el pan, o cuando está nublado. Si a eso le añadimos un centro histórico típico de ciudad antigua (calles estrechas y casi todas peatonales, casi no hay plazas de aparcamiento...), el tráfico se satura fácilmente en las horas punta y en algunos barrios si no tienes garaje no aparcas.


La mayoría de ciclistas habituales son los universitarios extranjeros, y la gran mayoría solo circulan por las zonas peatonales, con un respeto por las normas parecido al de Barcelona (o sea, en general bajo, aunque cada vez mayor). Los conductores no tienen consciencia de la existencia de ciclistas y no hay muchos ciclistas lo bastante osados para ir por la calzada y que además vivan para contarlo.


En los últimos cuatro o cinco años se han habilitado 20 km de carriles bici (antes no había). Más de la mitad rodean la ciudad por el paseo fluvial y zonas poco concurridas, pensados para el paseo y no como vía de comunicación. En cambio, en el último año se ha creado un círculo interno que puede tener más uso práctico.


Ver Plano de infraestructuras ciclistas de Salamanca en un mapa más grande


Colaboración especial de Nacho

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo vivo en Barcelona y pese a que se escucha alguna queja con respecto a los ciclistas, la verdad es que es una pasada disponer de este servicio y creo que ya son prácticamente nulas las quejas por el mal uso que hacen los ciclistas.

volvoreta dijo...

Hola, ¡gracias por el post!, me ha encantado y creo que se ajusta muy bien a la realidad salmantina...
Anoche vi las bicis, muy cerca de mi casa, en la entrada del Parque de los Jesuitas han puesto un punto de alquiler, ¡¡si no hubiera habido tantos mirones hubiera sacado una foto para tí!!, te la debo... Si me atrevo a probarlas (es mi intención) te cuento sensaciones...
Un abrazo

Chete dijo...

Hola. Ya dirás qué tal funcionan las bicis, Volvoreta.
Las de Barcelona hace un par de años eran un peligro por el estado de mantenimiento (en parte por el mal uso, en parte porque los técnicos no daban abasto), ahora empiezan a estar mejor. Aparte, las hicieron pesadas y con marchas intencionadamente bajas, para que la gente no pudiera coger demasiada velocidad... Pero aparte de eso, estaban bastante bien.
Y sí, envíale una foto a los administradores, a biciene@gmail.com.
Me alegro de que te haya parecido interesante. ¿Quizá alguien de otras ciudades con sistemas de préstamo podría hacer algún comentario?