martes, 4 de enero de 2011

¿Y si los Reyes Magos me traen una bici?

Estoy segura de que este año los Reyes Magos traeran muchas bicicletas a nuestras casas. A los niños, pero también a los mayores. Y, aunque la mayoría de los lectores de este blog seguro que sabéis bien como cuidar vuestra bici, no todo el mundo sabe. Así que ahí van unos mini-consejos para evitar que la flamante bici nueva se convierta en un ciclopolvo:

1- Hay bicicletas de muchos, muchísimos tipos. Elige la que más se adapte a ti: a tu forma de vida, a los cuidados que le quieres dedicar, al tamaño de tu casa, a tu tamaño...

2- A las bicis no les gusta dormir en los balcones, por la noche hace frío y tienen miedo de que el hombre del saco venga a llevárselas, como le pasó a ésta.

3- Cualquier bici necesita que la saquen a pasear. No les importa que nieve o llueva, lo que no soportan es estar encerradas en casa semanas y semanas sin salir.

4- Hay que saber cuidar de las bicicletas para que sean felices y den lo máximo de si mismas. Requieren caricias para limpiarlas, una toalla seca cuando vienen mojadas, masajes con aceite, y, de vez en cuando, una buena revisión médica en nuestro taller de confianza.

5- Hay que ir con cuidado de que la bici no se escape cuando la dejamos en la calle, por eso, es importante comprarle unas buenas cadenas para mantenerla bien atada cuando nos alejamos de ella.

6- A las bicis les gusta la compañía: sal a pasear con ellas, haz amigos sobre ellas, sonríe a los otros propietarios de bicicletas, anima a tus conocidos a empezar a usarlas, participa en Biciviernes, o en Masas Críticas o en otros encuentros en los que te sientas a gusto y tu bici vaya a disfrutar.

7- En contraste con lo anterior, a las bicis les asustan las muchedumbres en las zonas peatonales. En esos casos, más vale bajarse de la bici y acompañarla andando poco a poco hasta que recupere la calma.

2 comentarios:

solracm dijo...

Pues a mí me han traído una... una Velorbis concretamente...magnífica para circular con ella. Saludos desde Sevilla

Mane dijo...

¡Qué suerte! ¡a cuidarla!... y a ver qué día cuelgas una foto en el blog (aunque no sea plegable)