martes, 26 de abril de 2011

El casco sirve, y mucho



Las fotos muestran como el casco salvó, el pasado fin de semana, la cabeza de mi hermano al caerse bajando por un camino rural. El golpe no destrozó en exceso el casco, pero fue suficiente para hacer un mordisco en el poliestireno y redoblar el chapado de plástico.
Gracias al casco el tema quedó en un par de magulladuras y rascadas. También la pequeña mochila que llevaba a la espalda suavizó los golpes de la espalda.
Pese a que aprendemos a caer y, con la experiencia, cada vez es más fácil que no pase nada hay ocasiones en que un ciclista experimentado puede caer y no controlar donde golpea su cabeza. Cabe destacar que el accidente no fue fuerte y no iba a gran velocidad, simplemente no logró colocarse en una buena posición para caer con suavidad.
Es cierto que en la ciudad no es igual que en la montaña. También es cierto que el camino por el que circulábamos no era una pista sencilla. Pero igual uno puede caerse en el peor sitio como en el más fácil.

2 comentarios:

alvaro dijo...

bueno un susto y a montar otra vez, que se recupere pronto pues. el casco es de marca giro? esta claro que el casco es muy importante!

Enrique Martinell dijo...

Hola Álvaro,
Este casco es Treck, pero es muy parecido a los Giro.