martes, 14 de junio de 2011

Porteros, vigilantes y pacificación de la ciudad

Hoy he dejado aparcada mi bici en un aparcamiento de la calle Diputación. Se trata de un sitio al que voy regularmente, aunque no a diario. Digamos que unas 2-4 veces al mes, pero cada vez que voy dejo la bici atada en el mismo sitio.

Hoy, como tantas otras veces, he parado, he apoyado la bicicleta contra los soportes, he saludado al portero del edificio de enfrente, he asegurado mi bici con los candados y he cogido el bolso. Luego he sacado unas cuantas tarjetas del Cycle Chic Breakfast, ya que esta mañana había estado ayundando a prepararlo, para dejarlas en las cestas y cajas de mi alrededor. El portero me ha mirado con curiosidad, pero no ha dicho nada. He pensado para mí, a la que me aleje, se acercará a ver qué estoy anunciando. Efectivamente, cuando desde la esquina opuesta me he girado, le he visto al lado de las bicicletas, leyendo las tarjetas.

Desde hace tiempo saludo a este hombre. Es uno de esos porteros que se pasa gran parte del día en la calle, apoyado contra la pared o paseando delante de la puerta que le toca vigilar, cruzando cuatro palabras con el portero de la finca de al lado o con el camarero del bar de la esquina... o conmigo, si resulta que paso por allí. No le conozco de nada, simplemente de dejar la bicicleta delante de él de vez en cuando, y sin embargo ahora ya nos saludamos.Estoy segura de que si alguien intentara robar mi bici, él lo impediría.

¿Y a qué viene todo esto? Pues que creo cuando se habla de pacificación en las ciudades todo el mundo se refiere al tráfico: más bicis, más buses, menos coches. Y es eso, pero también otras cosas. Pacificación es también conocer y saludar a los vecinos, tener plazas donde jugar y bancos donde sentarse, porteros que, además de vigilar su portería ejercen, sin ni saberlo, de vigilantes de bicicletas. No solo nos haría la vida más rica, sino también más segura, más cómoda.

domingo, 12 de junio de 2011

Cycling in Midnight in París




Hace un par de días fui a ver la película Midnight in Paris, de Woody Allen. Y me dio por empezar a contar las bicis que salían el la película. Perdí pronto la cuenta cuando apareció en segundo plano una de las estaciones de Velib, el Bicing parisino. La verdad es que en muchísimas de las escenas de la ciudad se mostraban bicicletas: circulando, aparcadas en las farolas, apoyadas en una fachada, etc... también aparecieron en un par de ocasiones paradas de Velib, e incluso una señal de tráfico como la que os reproduzco abajo, que indica que las bicicletas pueden circular en contrasentido.

Las bicicletas no destacan en absoluto en la película, simplemente están ahí, como los coches, las farolas y los pasos de peatones. Se han incorporado al paisaje urbano hasta el punto de que ya son inevitables, de que no se puede rodar una película en París (ni en Barcelona) sin que aparezcan. Poco a poco, estamos reconquistando el espacio urbano.

jueves, 9 de junio de 2011

Cualquier cosa se puede encontrar en el carril bici

Hace pocos días os hablaba de que me había encontrado ketchup en el carril bici... y hoy mismo está corriendo por la red un vídeo sobre lo que nos podemos encontrar en Nueva York. No parece que Barcelona sea muy distinta la situación, a juzgar por lo que me he encontrado hoy:


martes, 7 de junio de 2011

@Biciene

¡¡¡Sí!!! Biciene va a empezar a twittear... Hace tiempo que le estábamos dando vueltas. No vamos a dejar el blog, seguiremos usándolo para hablar de muchas cosas, pero el Twitter nos permitirá ampliar nuestra red y dar salida a mensajes más breves, links...



¡Os invitamos a seguirmos!

Cuando la bici deja de ser el motivo

Me ha gustado leer esta noticia, en que En Bici por Madrid nos explican que se realiza una marcha ciclista para reivindicar la construcción de un instituto en Legazpi. Me gusta porque habitualmente, cuando se realiza una bicicletada, la bici es el motivo y la causa última, pero aquí no. Aquí la bici no deja de ser anecdótica, es simplemente el método usado para dar visibilidad a una protesta que nada tiene que ver con ella. En cierto modo, implica una normalidad, asumir la bicicleta como parte del paisaje urbano.

jueves, 2 de junio de 2011

¡¡¡Bicicletas al tren!!!

A partir de ahora, ya se podrá meter la bicicleta en los trenes de cercanías de Renfe a cualquier hora del día. ¡¡Qué bien!!... lástima que solo sea para Madrid, como nos cuentan en Sociedad Sostenible, y En Bici por Madrid... Existen, según se explica en la web de Renfe, ciertas limtaciones, hasta cierto punto lógicas.

¿Y Barcelona? Pues aquí seguimos limitados, en Rodalíes Renfe:

Bicicleta S'admet el transport de bicicletes de dilluns a divendres de 10.00 a 15.00 hores i durant tot el dia el cap de setmana. Les bicicletes plegables es poden portar durant tot el dia, ja que es consideren equipatge de mà, sempre que no ocasionin molèsties a la resta de passatgers o desperfectes al propi material ferroviari. El viatger és responsable dels danys que es puguin produir en el tren i a tercers.

Por otro lado, en los trenes Regionals Renfe, es un poco ambigua la normativa, aunque luego se puede encontrar algo más de información aquí, básicamente coincidente con la de los trenes de Media Distancia (ver más abajo)

BicicletaS'adment el transport de bicicletes en els trens i els horaris per als quals estigui autoritzat. La càrrega, custòdia i descàrrega de les bicicletes seran efectuades pels seus propietaris. El viatger o la viatgera és responsable dels danys que es puguin produir en el tren i a tercers.

Muy distinta es la normativa de los Ferrocarrils de la Generalitat:

Es poden transportar bicicletes, gratuïtament, sempre que l’ocupació dels trens no faci modificar aquesta condició



De paso, ya puestos en el tema, recordemos que el transporte de bicis en trenes de larga y media distancia de Renfe es en algunos casos complicado, teniendo frecuentemente que optar por los trenes más lentos:
- en el AVE no es posible viajar con bicicletas
- en Larga Distancia sí, pero solo en los coches cama y hay que reservar en grupo una habitación completa (4 personas + 2 bicicletas máximo), y además las bicicletas deben ir embaladas 
- en Avant (alta velocidad media distancia) no es posible viajar con bicicletas
-  en Media Distancia se admitirán bicicletas si el tren dispone de espacio adecuado y/o suficiente, a menos que haya demasiados viajeros. (Por cierto, que añade el detalle de que "El precio será el establecido en la tarifa vigente"... no he conseguido encontrar esas tarifas, ¿alguien sabe?
Y por último, os dejo un link a un vídeo de hace ya algún tiempo se hizo sobre una acción reivindicativa, así como al blog-campaña Bicis al Tren, de ConBici.

miércoles, 1 de junio de 2011

¡Ecs!

Ha llovido durante toda la noche. Cojo mi bici por la mañana, voy sorteando charcos por la calle, tranquilamente. De pronto, oigo ruido de chapoteo, e inmediatamente siento que algo me salpica la pierna y el brazo. Pero hay alguna cosa rara en todo esto. No parece agua. Miro y veo en mi falda unas gotas de una sustancia roja y viscosa. Suerte que llevaba la falda negra, y no la blanca. Y... ese olor... ¿Ketchup? Sí, Ketchup. Pese a lavarme, el olor me ha acompañado todo el día.


(Foto vista en Exópolis)