viernes, 30 de marzo de 2012

(i)legal, (in)cívico, (in)seguro

La legalidad, el civismo y la seguridad son tres conceptos con los que nos encontramos a menudo los que nos movemos en bicicleta por la ciudad. Los necesitamos para explicar a los demás porqué circulamos como lo hacemos, o para justificar nuestro comportamiento, o para simplemente elegir nuestros recorridos.

En un mundo ideal (o no tanto) las tres cosas deberían ir de la mano, de tal manera que los comportamientos legales serían también cívicos y seguros, y viceversa. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que eso. Creo que son claves, para entender las discrepancias entre ellas, dos ideas:
1. La legalidad va por detrás de la sociedad (y posiblemente deba ser así), de tal manera que las regulaciones existentes pueden no ser las mejor adaptadas a la realidad. Además, las leyes son necesariamente generales, y es muy dificil precisar todas y cada una de las casuísticas que se pueden encontrar.
En el caso de las bicicletas en Barcelona, por ejemplo, la Ordenança de circulació de vianants i de vehicles fue modificada el año 2007, mejorando notablemente las regulaciones anteriormente existentes para la bicicleta. Sin embargo, el aumento enorme del número de ciclistas que se ha producido desde entonces y se seguirán produciendo, así como cambios en la percepción social de la bicicleta y en los hábitos de circulación probablemente obligarán a cambios en el futuro.
2. Los conceptos de civismo y seguridad están sometidos a un fuerte componente subjetivo. Una misma manera de circular puede ser percibida como cívica o incívica y como segura o insegura. Aunque hay ciertos extremos en los que todos estaríamos de acuerdo, existen muchas otras situaciones en que las opiniones serían muy diversas.
Recordemos la campaña "Bicivisme" del Ayuntamiento de Barcelona, que promovía lo que, a sus ojos era civismo. Muchos discrepamos con algunos de los puntos de vista, tal y como ya comentamos aquí... ¿quién tiene la razón? Es una cuestión de percepción personal, aunque algunos aspectos puedan ser objetivables.
Personalmente, procuro que mi comportamiento sobre la bici sea legal, cívico seguro, pero no siempre puedo cumplir las tres premisas. En ocasiones, opto conscientemente por un comportamiento que sé ilegal, por consideralo más seguro e incluso más cívico.

Veamos algunos ejemplos:

  • Circular en contradirección por el lateral de la Diagonal es claramente ilegal, incívico e inseguro.
  • Circular por el carril bus de Valencia a las 8:30 de la mañana es ilegal, incívico, por las molestias que podemos causar al transporte público, pero puede ser más seguro que circular por otros carriles. 
  • Circular por un carril bus del Poblenou a las 12:00 de la noche será igualmente ilegal, igualmente seguro, pero puede resultar bastante más cívico, ya que en el hipotético caso de encontrarnos un autobús, no le supondrá ningún problema adelantarnos.
  • Usar el carri bici de Diagonal, en la acera, es legal, pero permitidme dudar de si es cívico y seguro (recordad que la seguridad no solo se refiere al ciclista, sino también al resto de usuarios de la vía).
  • Circular por el carril izquierdo en Consell de Cent, habiendo carril bici a la derecha, es ilegal y posiblemente incívico, pero yo lo seguiré haciendo cuando necesite girar a la izquierda, ya que es más seguro (y práctico) que hacer otro tipo de maniobras.

Creo que es importante que seamos conscientes de las diferencias entre estos tres conceptos, ya que nos pueden ayudar mucho a defender nuestros comportamientos ante los demás y a ser conscientes de lo que hacemos. Podemos trabajar, por ejemplo, por cambiar la ley para que pararse delante de los coches en un semáforo sea legal, como ya lo es en algunos lugares, pero mietras tanto, si decidimos hacerlo y "nos pillan", tendremos que resignarnos a aceptar las consecuencias.
 

lunes, 19 de marzo de 2012

De motos, normtivas y educación

No me gusta criticar generalizando pero hay personas que se empeñan en ponerlo en bandeja, nuevamente un susto, nuevamente distancia lateral de seguridad recortada, nuevamente insultos y gritos, nuevamente un motorista. Nunca diré que los motoristas son esto o lo otro quejandome de como conducen ni que la mayoria de ellos lo son, pero sí puedo decir que hay muchos inconscientes que no aprendieron el concepto de ZONA DE INCERTIDUMBRE, cuando fueron a la autoescuela. No son todos, no creo que sean la mayoría, pero son bastantes y muy peligrosos, tanto para nosotros como para los propios motoristas, que les hacen lo mismo.


Nada nuevo bajo el Sol, pero hay que repetirlo hasta la saciedad 1,5 METROS DE DISTÁNCIA LATERAL, obligatorio en carretera y obligatorio en la ciudad de Barcelona, no sé en otras ciudades si también lo es.


Pero la entrada no iba solo a esto. El irresponsable motorista que no dejaba espacio lateral, no perdió oportunidad de insultarme a gusto, incluso empujarme, y, para colmo, decirme que si la acera hace más de 3 metros de ancho tengo la obligación de ir por ella. Menuda empanada mental lleva el pobre, la normativa dice justo lo opuesto: si es de menos de 3 metros está prohibido ir por la acera.


¿Cómo reaccionamos a todas estas agresiones y inculturas los ciclistas?

Es realmente difícil mantener la calma cuando alguien acaba de pasar a 40km/h a menos de 20cm de tu manillar. Yo grité, grité fuerte, por suerte, supe no insultar, pero creo que no logré comunicar. Cómo podemos educar a una persona enjaulada en un casco que no le deja oír bien, llena de rabia (ajena a ti, pero que te toca recibir), y que solo esta pensando “que este gilipollas se calle y no me vuelva a molestar”. Puede que pretender “educar” sea muy pretencioso, pero qué podemos hacer para ser más comprendidos y respetados.

P.D: Nos vemos con algunos el miércoles en el BACC

miércoles, 14 de marzo de 2012

Us apunteu a una #trobadabicibcn?




Teniu ganes de conèixer a tots aquells que piulen amb el hashtag #bicibcn? Als que escriuen sobre bicicletes a Barcelona?

Nosaltres sí. Ja fa temps que @biciene, @xavisabate i @bcncyclechic ens coneixem, i tenim ganes de posar-vos cares a tots els demès, així que us fem una proposta...

QUÈ?
Una trobada informal, per fer una cervesa o un cafè i xerrar una estona sobre bicis...

QUAN?
El proper dimecres 21 de març a partir de les 20 h.

A ON?
El punt de trobada serà la seu del BACC (@bicicletacat) al C/ Sant Viçens 21, per després anar a algun bar proper.

Us animeu? Ens ajudeu a fer-ne difusió?




martes, 13 de marzo de 2012

Las cosas cambian... ¿o no tanto?

Desde hace un par de semanas cruzo cada mañana en bicicleta el centro de Barcelona.




El recorrido, atravesando Plaza Urquinaona, Plaza Universidad y Plaza Cataluña no es el más fácil del mundo, requiere práctica, habilidad y, sobre todo, sentirse seguro en el control de la bicicleta y ante el tráfico, para mantenerte en el centro del carril que toca sin titubeos. Sé que hay alternativas, pero es el recorrido más corto y me siento razonablemente a gusto siguiéndolo. Sin embargo, soy consciente de que no todo el mundo se atreve a pasar por ahí, y entiendo que tomen rutas alternativas (Gran Vía, Diputación), aunque impliquen dar un cierto rodeo.

La cuestión es que en estas semanas no he tenido conflicto alguno en dicho recorrido. Circulo por los carriles "normales", me cambio de carril para poder hacer los giros y tomar las calles que me convienen, señalizo mis cambios y me mezclo con el tráfico. Y sin problemas. Hacer eso, hace unos años, habría supuesto más de un bocinazo aunque mi comportamiento fuera, desde el punto de vista de seguridad y legalidad, impecable.

Además, al tomar hoy la Ronda Sant Antoni, tanto a la ida como a la vuelta, me he encontrado un buen número de bicicletas (4-5 cada vez) circulando por la calzada, por el centro del carril, y evitando el carril bus, lo cual no es habitual en una vía de doble sentido. Recuerdo cuando era una sorpresa encontrarnos más de 4 bicicletas esperando en un mismo semáforo del carril bici de Diagonal. En esos momentos, me habría parecido increíble que la gente circulara con tanta normalidad por la calzada (y yo misma ni siquiera me lo habría planteado). No quiero decir con esto, y lo sabéis de sobras los que seguís este blog, que no sean necesarios los carriles bici ni que todo el mundo debería circular siempre por la calzada... pero creo que es el reflejo, por fin, de un cambio de hábitos en la ciudad...

Y desgraciadamente, estas semanas también me he encontrado gente que me ha increpado. Paradógicamente, en los lugares donde circular por la calzada es menos problemático (calle Sepúlveda, por el carril izquierdo, para evitar el carril bus). De hecho, hoy me he enzarzado en una discusión verbal con una motorista... tras indicarme que me fuera de la calzada, me ha reconocido que sabía que mi comportamiento era legal, y me ha presentado sus razonamientos, velando por "mis intereses", y eran los siguientes:
  1. Tragas todo el humo de los coches.
  2. Es muy peligroso para ti,
  3. Esto no es un pueblo, la ciudad es para los coches.
Y yo le contestaría que (1) sí, es verdad, trago el humo de los coches, pero tú también... y al menos yo no lo produzco; (2) si circulas bien, el peligro es mínimo y, en cualquier caso, no es mucho más que el peligro de ir en bici y (3) pues será hora de ir cambiando, ¿no?

Ante argumentos de tan poco peso, y pese a que el tono de la chica no ha sido en absoluto agresivo, sólo me queda pensar que en el fondo... la única razón es que le molesta que yo circule por la calzada. Pues lo siento. ¡Tengo tanto derecho como tú!