domingo, 17 de febrero de 2013

Calle Girona - ampliación

Ayer utilicé por primera vez el nuevo tramo de carril bici de la calle Girona, y pude hacer mi evaluación.

Puntos positivos:
  1. Da continuidad a un carril bici inexplicable y absurdamente truncado hasta ahora
  2. La señalización de intersección en Diagonal está bien, muy visible
  3. El final del carril bici enlazando con la calzada Milà i Fontanals está muy bien señalado e invita claramente al uso de la calzada de esta calle (zona 30, un solo carril)
Puntos negativos:
  1. Carriles estrechos, al igual que en el tramo ya existente
  2. Han rascado el firme para eliminar la pintura de las plazas de aparcamiento: el carril de bajada está lleno de baches, como ocurría en el tramo ya existente
  3. No se ha solucionado la intersección ya existente de Gran Vía
  4. Coordinación semafórica nula: tanto al bajar como al subir, un semáforo en rojo detrás de otro
Conclusión (personal): para bajar de Gracia al centro, seguiré utilizando la calzada de Pau Clarís, que acaba siendo muchísimo más rápida que un carril bici estrecho, incómodo y con continuas paradas en semáforos. Para subir, no es mala opción, equivalente al Paseo de San Juan.


viernes, 8 de febrero de 2013

Queja a Sagalés por imprudencia de una conductora

El 27 de diciembre yo pedaleaba por la calle Casp y, por seguridad, centrado en mi carril. Pasé a lado de un autocar parado; de esos negros que llevan a un famoso centro comercial. Segundos después de que yo pasara, dicho autocar inició su marcha y se situó detrás de mi (en ese momento a una distancia prudente).
Supongo, ahora, que la conductora era de esas personas que todavía no han entendido que la bicicleta es un vehículo de pleno derecho ya que me pitó insistentemente un par de veces. Obviamente hice caso omiso, yo circulaba bien y ella tenia otro carril para adelantarme que, por cierto, estaba vacío.
Al ver que yo no me encogía, como lo hace un conejito de indias acorralado por un niño en la esquina del comedor, decidió cambiar de carril y adelantarme. Hasta aquí fantástico (salvo por el detalle de pitar).
Antes de haberme rebasado del todo (yo quedaba a mitad de bus) empezó a recuperar el carril haciéndome frenar y desviarme haca los coches aparcados contra los que casi choco.

Yo le grité, incluso dije algún insulto (pequeño error, pero es difícil mantener la calma cuando alguien te quiere matar) Conseguí situarme a su lado y ella paró el bus. Lejos de disculpase por jugar con mi vida (ella no se jugaba mucho, quizás el puesto de trabajo) me insultó y fue algo desagradable. Al llegar a casa escribí un correo a la compañía de autobuses explicándoles esto mismo con detalles del momento en que ocurrió. Imaginaba que pasarían de mi, pero no pasaron (+1 Sagalés, gràcies per serguir-ho). Aquí está su respuesta:
"Sr. Martinell,
 Li agraïm la seva col.laboració per fer-nos arribar la seva opinió sobre els nostres serveis, que ens ajuda a millorar la qualitat dels mateixos.

 En referència a la incidència del passat 27 de Desembre de 2012, l'informem que hem fet les comprovacions internes oportunes amb el nostre Departament de Trànsit.  Hem parlat amb la conductora i l'hostessa que anaven al autobús, les quals coincideixen en la seva versió.

Segons la conductora, l'autobús anava pel carril del centre-dreta  i al trobar-se un vehicle estacionat al seu carril va girar a l'esquerra, darrera seu. La conductora va pitar-li per avisar-li de la maniobra, i quan va avançar el turisme, el bus va tornar al carril centre-dreta.  La conductora reconeix haver-li cridat per dir-li que anés amb més precaució, però els insults van provenir d'un usuari de l'autobús que estava assegut a prop d'aquesta.
Lamentem les molèsties que aquests fets l'hagin pogut generar, per les quals li demanem disculpes tant pel conflicte amb la conductora com pels insults d'un dels nostres clients.
Rebi una cordial salutació,
XXXX XXXX
Empresa Sagalés"
Estoy contento de que siguieran el caso de lo que pasó aunque la respuesta no me gustó mucho. Tampoco es mi intención que despidan a nadie, pero creo muy grave que los profesionales de la conducción sean tan imprudentes. Igualmente quise dejarles claro que la conductora no les decía toda la verdad y respondí:
"Sra.XXXX,

Gracias por haber seguido el caso. Pese a que la bicicleta es el vehículo más seguro (en cuanto a número de accidentes, de heridos y de muertos), nos exponemos a mucho peligro cuando los conductores de otros vehículos no respetan las normas o nos ignoran.
Desde mi punto de vista la conductora del autobús no le ha dicho toda la verdad. Ella pitó, no para avisarme de nada, sino para que me apartara como si yo no tuviera derecho a circular y después me cerró el paso muy peligrosamente consciente de ello (es imposible que no supiera que yo estaba a su lado ya que me estaba adelantando y estando detrás de mi me pitó).

Atentamente,
Enriuqe Martinell"

(Ahora me doy cuenta de que ellos me escribieron en catalán y yo respondí en castellano, estaba tan metido en el contenido que no me di cuenta de en que idioma escribía).
A este correo ya no me respondieron. Supongo que para ellos el caso ya estaba aclarado y no hace falta burchar más,. Yo, sinceramente, con las disculpas oficiales de la compañía y el hecho de que la conductora sea consciente de que para mi ha sido algo muy grave tengo más que suficiente. Pero me niego a que me tomen por tonto y acepar las mentiras de la conductora. Pasé de decir nada de sus insultos ya que yo también fallé en ello, pero estoy bastante seguro que los decía ella y no "un cliente" fantasma.
Espero sinceramente que el hecho de que sus jefes le preguntaran sirviera para que ella tomase consciencia de lo peligroso de su acción y le sirva para pensárselo dos veces en adelante. Se supone que es una profesional. Si los profesionales no conducen bien ¿quién lo hará? ¿A caso alguien espera que un pastelero le haga los pasteles de peor calidad que la media de la población?
Pienso que si entre todos nos vamos quejando y vamos denunciando los abusos poco a poco la consciencia irá a más.Cosa que ya va pasando.